NOTICIA
NOVIEMBRE  - El derecho a la familia fue el tema principal del décimo primer “Congreso Internacional Vida, Familia y Libertad Religiosa”








El derecho a la familia fue el tema principal del décimo primer “Congreso Internacional Vida, Familia y Libertad Religiosa”

En el décimo primer “Congreso Internacional Vida, Familia y Libertad Religiosa”, realizado en la Unidad Académica Regional La Paz de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, expertos en el área del Derecho y la Salud comentaron sobre la importancia de proteger a la familia, núcleo fundamental de la sociedad.


El evento que fue organizado por  el Departamento de Derecho de la U.C.B. y la Fundación Vida y Familia (Fundavida) conglomeró a una cantidad masiva de participantes, quienes reflexionaron sobre temas como el aborto, la injusticia y la vulneración a los derechos humanos. El Director del Departamento de Derecho, Dr. Emilio Barea, comentó que desde la  U.C.B. se ha priorizado el análisis y la contribución académica al debate social sobre temas vinculados a la defensa de la vida y la libertad  en sus distintas manifestaciones.


En este sentido, Mons. Cristóbal Vialasik, Obispo de la Diócesis de Oruro y Presidente de Fundavida comentó que en este 11vo año en el que se desarrolla el congreso, se hablaron de distintos temas con invitados internacionales. “Este año hemos visto pertinente hablar sobre la libertad religiosa porque vemos que es un problema muy palpable en nuestra realidad boliviana y mundial. Sabemos bien que la Iglesia y nuestra fe, más que todo, deben impulsarnos a proteger la vida y la familia”, arguyó, en tanto comentó que la libertad es un valor incuestionable cuya base es la racionalidad. “La libertad es un derecho de la persona que está fundado en la dignidad misma de ésta, desde un origen moral y social que permite a la persona abrirse a la verdad y el bien”, afirmó.


Como parte de las distintas perspectivas dentro del tema principal del congreso, el Dr. Horacio Toro, Presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bolivia, dijo que los seres humanos en su vida intrauterina y gestacional tienen también derechos. Según Toro, en la presente gestión se perdieron 5000 vidas de muertes maternas y del total de 168 embarazos se tiene  una pérdida de  vida de 16.136, casi el 10%. Por su parte, la Dra. Melina Carmona, Directora del Centro de Ayuda a la Mujer, puntualizó que la transmisión de la  vida es confiada en un acto personal y consiente que se se somete a una leyes naturales inviolables e inmutables, por eso no es posible comparar la tecnología utilizada para la transmisión artificial de la vida en seres humanos. “La creación de la vida es un acto en el cual actúa Dios de una forma especial”, fundamentó.


La Dra. Consuelo Torrez, Directora de Defensorías Municipales de la Niñez y Adolescencia, recordó la Convención de los Derechos de la Niñez, que establece que hay pequeños por género y edad que necesitan de la protección de sus padres o tutores. Dentro de esta  Convención se habla sobre el derecho de todo ser humano a tener una familia, éste se divide en los siguientes principios: supervivencia, desarrollo, protección y participación. A su vez, Susana Inch, Asesora Legal de la Conferencia Episcopal Boliviana, afirmó que existe una corriente humanista que habla  de que los derechos humanos están más allá de la norma positiva , lo que quiere decir que los derechos humanos aunque no estuvieran declarados  en una norma en específico deben ser protegidos, sin embargo también hay una corriente positivista que expone que sólo aquellos derechos que sean reconocidos serán de cumplimiento obligatorio, los cuales son reconocidos a través de los pactos internacionales sobre derechos humanos. “En el caso particular de Bolivia, estos pactos están expresamente reconocidos en la Constitución Política del Estado, en el Artículo 410 de la Constitución encontramos que  se encuentra el bloque de constitucionalidad, a través del cual todos los acuerdos sobre derechos humanos y derecho comunitario son parte de la legislación boliviana”, acotó.


Asimismo, la Dra. Debora Ranieri, profesora titular de la Pontificia Universidad Católica Argentina de Buenos Aires, arguyó que la familia es núcleo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento  y bienestar de sus miembros, reconociendo que el niño  para el pleno y armonioso desarrollo de sus personalidad debe crecer  en un ambiente de comprensión y felicidad. “Los padres tienen el derecho prioritario de decidir la clase de educación que dan a sus hijos. El rol del estado es subsidiario y no debería  sustituir  a las familias, sino reconocer  y  ayudarla para que se cumplan sus responsabilidades propias, supliendo las falencias de los padres cuando los niños son privados  de una educación apropiada”, expuso.





Personas
Multimedia
Enlaces
Contacto